09 diciembre 2004

Ese baúl

a las 10:49:00 p. m.
Hoy he vuelto a abrir aquél baúl viejo donde vamos guardando esas pequeñas cosas que nos hacen grandes.

Que guarda sentimientos.
Que guarda pensamientos.

Que guarda sueños.
Que guarda ilusiones.

Que guarda miedos.
Que guarda rencores.

… ¿Por qué cada vez que intento mostrártelo se me escapa?
Tal vez… mañana puedas sentarte conmigo bajo la luna...
Y tal vez entonces… Puedas descubrir lo que guarda el baúl… para ti.

5 Han letreado:

Julissa Batista on martes, diciembre 25, 2007 3:36:00 a. m. dijo...

Este post pertenecia a mi primer blog: My mute heart... Pero debido a que cambie por razones que no vale la pena mencionar... He pasado las entradas existentes alla aqui... con sus respectivos comentarios.

Lamento los inconvenientes que esto pueda causar.

lua dijo...

Entiendo como te sientes, es como abrir la "caja de Pandora" y no saber si lo que hay dentro le puede gustar...

Dark kisses

Mi Destino dijo...

Hola! A mi tmb me pasa... a veces es horrible y me siento un poco tonta.... saludos!

Eternal me dijo...

Hellouu?? Post nuevo no hay?
se espera..saludoss!!

lua dijo...

- Abogado Defensor: Cual es su edad?
- Viejita Indefensa: Tengo 86 años.
- Abogado Defensor: Podría decirnos, en sus propias palabras que fue lo que sucedió?
- Viejita Indefensa: Allí yo estaba, sentada en la mecedora en el porche de mi
casa en una agradable noche de primavera, cuando un joven se acerco y se sentó junto a mi.
- Abogado Defensor: Usted lo conocía?
- Viejita Indefensa: No, pero el se mostró bastante amigable.
- Abogado Defensor: Que sucedió después de que el se sentó?
- Viejita Indefensa: El comenzó a acariciar mis piernas.
- Abogado Defensor: Usted lo detuvo?
- Viejita Indefensa: No, yo no lo detuve.
- Abogado Defensor: Por qué?
- Viejita Indefensa: Me sentía muy bien, nadie me había hecho eso desde que mi esposo murió hace 30 años.
- Abogado Defensor: Qué sucedió después?
- Viejita Indefensa: El comenzó a acariciarme los senos.
- Abogado Defensor: Usted lo detuvo entonces?
- Viejita Indefensa: No, yo no lo detuve.
- Abogado Defensor: Por qué?
- Viejita Indefensa: Bueno, señor Juez, sus caricias me hicieron sentir viva y excitada. No me había sentido así en muchos años.
- Abogado Defensor: Qué sucedió después?
- Viejita Indefensa: Bueno yo me estaba sintiendo tan caliente y excitada que
simplemente abrí mis piernas y le dije: hazme tuya jovencito, tómame, hazme el amor.
- Abogado Defensor: Entonces, él la tomo, le hizo el amor?
- Viejita Indefensa: No. El solo grito "¡Feliz Día de los Inocentes!". Y fue
allí cuando le dispare al Hijo de la gran puta.

Dark kisses

 

Letras Sueltas Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos