02 octubre 2013

Maldita ausencia

a las 8:24:00 p. m. 0 Han letreado
No estás
Y más te siento
Te veo en los lugares
Te escucho en las personas
Te deseo a cada instante

Llegas
Y quiero que te vayas
Pues tu ausencia me trae los mejores recuerdos
Mientras que tu presencia,
Duele

Asi que vete,
Vete
Vete para que pueda extrañarte
Para que pueda quererte
a las 2:57:00 p. m. 0 Han letreado
Para encontrarme...
Te dejé. 
Lo que no calculé fue, 
que en el mientras tanto, 
podía perderte...

26 noviembre 2011

Historia de amor I

a las 7:11:00 a. m. 2 Han letreado
Todavía no sé cómo me desenamoré… Si tu no lo entiendes, yo menos! Si a ti te sorprende, a mi más! Yo que creía en el amor de la misma manera que una niña cree en cuentos de hadas. Creía en su inmensidad y eternidad, pero principalmente en su poder… Creía que el amor todo lo podía y todo lo soportaba.
Ya ni sé qué creo.
Crees que decidí intencionalmente dejar de quererte? Para mi fuera más fácil simplemente seguir enamorada, y quererte! Tenía todo lo que una chica quiere: el chico bueno, la relación estable y duradera… Hasta que un día, PUF! Ya no.
Y es que no me lo podía creer… Éramos la pareja más linda! El ejemplo a seguir!
Te conocí siendo una niña… No me gustabas, pero para mi suerte yo si a ti! No te recuerdo mucho en aquél campamento, pero si que después de ahí chateábamos a diario! De todas las boberías que se nos ocurrieran, quien sabe! Lo que si sé es que esperaba ansiosa la hora de conectarme, y ni siquiera lo sabía en ese entonces! Me sonreía frente al ordenador y te mencionaba en todas mis conversaciones… Pronto todo el mundo sabía que me gustabas menos yo.
No faltó mucho tiempo para que me diera cuenta… Comenzamos con las inocentes indirectas y esos momentos donde me mirabas y yo sentía que no tenía donde esconderme, aquél día de Diciembre que nos agarramos las manos por primera vez y nos besamos de pensamiento porque ninguno le robó el beso al otro… Pronto me pedías que fuera tu novia, y yo te decía que no, por miedo.
Ese miedo que, no puedo creerlo pero, todavía hoy lo tengo! A lo desconocido, a sufrir…
Pero me convenciste. Me hiciste una de esas promesas imposibles de cumplir y que uno siempre se cree: Yo no te haré daño, no te haré sufrir.
 

Letras Sueltas Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos