08 diciembre 2005

¿Qué será?

a las 12:22:00 a. m.
No se… El otro día pensé que tal vez era yo la del problema… Es mi última teoría, porque ya ver lo que haces me choca tanto que no se si serás tu la del problema como siempre creí.
No se… tampoco, como llegó a pasar, sentía que nuestra amistad era de esas que son un tesoro y para toda la vida... Imagino ahora que esas cosas pasan, así como es la vida, así como dicen que es… Cruel e injusta, como nunca, tampoco, creí.

¿Pero entonces que es?, ¿Celos?, ¿Envidia?... No creo, ¿de ti? Sá! Pero según la gente esa es la reacción de alguien que de verdad siente eso… Pero es que me pongo a pensar… Celos y envidia de qué, de ver como con tus comentarios llegas a herir a los demás… tan tranquila… en especial a los que están mas cerca de ti, como te burlas… sin importarte… Entonces lo que me da mas rabia… eso que hace que me hierva la sangre y llegue a mi punto de aguantarte… es escucharte hablar de lo correcto, de comprensión, de amistad incondicional, de ponerse en el lugar del otro… cuando lo que haces es todo lo contrario…

Y encima, con tu cara de buena gente y comportamiento de niña buena en primera plana te llevas a los que están a mi alrededor…

¿Cómo te atreves si quiera a hablarme como si nada pasara?

No sé que es no…
Pero ya nuestra amistad se acabo.

2 Han letreado:

rivera on sábado, diciembre 10, 2005 7:38:00 p. m. dijo...

No debemos culpar a nadie de nada, al menos yo estoy tratando de siempre culparme, no enojarme, tal ves solo ponerme triste un rato, sentirme culpable, dejarle un espacio a los demas, porque nadie se los deja, un favor.

Driadas on martes, enero 24, 2006 6:04:00 p. m. dijo...

Por desgracia me parece que estoy pasando por algo parecido.

La gente que predica una clase de comportamiento de una manera tan insistente, normalmente es pq es incapaz de hacer lo que dice...

Es muy facil hablar, lo que no entiendo es como consigue dormir tranquila la gente pensando que puede estar causando alguna clase de mal a los demas...

Suerte con tu blog

Bye

 

Letras Sueltas Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos