16 agosto 2004

Dejando huella...

a las 11:51:00 p. m.
Me he dado cuenta ... Lo simple que es la vida y todo lo que la complicamos ...

He estado siete días fuera del ajetreo del mundo actual... Viviendo y sintiendo la vida de otra manera.

¡Me fui a un campamento!
He de ser sincera… a pesar de que antes de que todo empezara sentía la emoción de un nuevo viaje lleno de locuras y miles de aventuras fantasiosas, el primer día se me calló el corazón al piso, cuando el nerviosismo le dio paso al miedo. ‘Que si no conozco a nadie’ ‘Que si no puedo aguantar el trabajo’ etc… Me sentía desubicada, fuera de lugar, sin sitio, lejos…
Pero ya hacia el final del primer día… empecé a hacerme la idea de que si quería que todo el campamento echara adelante yo era una de las personas que tenía que empezar a trabajar para que eso sucediera.
Éramos 84 participantes. Seis instructores. Un organizador. Dos guaguas. Dos chóferes. Y el este y el sur del país.
Rápido se fue el tiempo y con el se llevó el viento pequeños momentos que hoy son grandes recuerdos en nuestros corazones… Huellas que estarán marcadas en nosotros toda la vida. Y no sé si era el hermoso paisaje, o la cantidad de sonrisas a los lados… pero todo parecía ir a son de canciones canarias. Vivimos y sentimos… Conocimos un poquito más nuestro país, conocimos un poquito más de nuestra gente, conocimos un poquito más de nosotros mismos y aprendimos muchísimas cosas.
Entre la guagua, el comedor, la caminata, el dormitorio, el trabajo y la chercha hubo momentos. Momentos especiales.
Y quiero decir que hoy que llegué a mi casa, que vuelvo a encontrarme cómoda debajo de mi cama, que vuelvo a quedarme horas muertas frente al televisor y horas perdidas frente al ordenador… Extraño acostarme en la playa a observar el cielo, extraño dar miles de vueltas antes de contar hasta tres y tirarme con los ojos cerrados y mucha fuerza de voluntad al río helado, extraño caminar bajo el sol cantando al lado de mis amigos, extraño la brisa que hacía volar mis cabellos cada vez que me detenía a observar simplemente lo que tenía en frente… la belleza que guarda tu propio ser y tu propio país, extraño el sonido del pito a las siete de la mañana para levantarme, extraño las largas filas de exasperantes esperas de un estómago hambriento antes de cada comida, extraño las buenas burlas de cada error cometido, extraño las noches de reflexión en conjunto, extraño las largas charlas de conocimiento mutuo, extraño el calor que inundaba la habitación de noche, extraño los bichos que aparecían traviesos donde menos los esperabas, extraño la oscuridad de las cuevas, extraño el rostro de la gente que nos miraba ansiosos al pasar, extraño el sonido de las olas, el roce de la arena en mi piel, y la sal pegada al cuerpo.
Pero como todo lo que aprendí… todo lo que viví se quedará conmigo para siempre. No solo en fotos coloridas que dentro de un poco tiempo pasaran al baúl marrón, amarrillas y desgastadas por el tiempo, ni en los objetos que pasaran a ser mi obsesión, sino en mi corazón y mi diario vivir… Porque me llevo un pedazo de cada uno conmigo.

Un sueño, un deseo, una ilusión…

Solo se necesita coger fuerzas y echar para adelante. Vivir cada momento a su máximo, al límite! Entregarse por completo al sentir y desbordarse en brillo.

Al final me sentía en familia, con mi gente! Como si a cada una de todas esas personas las conociera desde incluso antes de nacer.
Y lo mejor de todo es que la paz que nos brindo a cada uno por su parte y a la vez a todo el grupo en conjunto la naturaleza... Quedará en nosotros. Y ahora que nos conocemos mejor, que hemos visto a esa chica fina con un pajón en la mañana, que hemos visto a aquél chico limpiando, que hemos dejado de ser caparazones y nos hemos descubierto. Podemos vivir mejor. Juntos.

4 Han letreado:

Julissa Batista on jueves, septiembre 11, 2008 3:57:00 p. m. dijo...

Este post pertenecia a mi primer blog: My mute heart... Pero debido a que cambie por razones que no vale la pena mencionar... He pasado las entradas existentes alla aqui... con sus respectivos comentarios.

Lamento los inconvenientes que esto pueda causar.

m.a.r.c.e.l.l on jueves, septiembre 11, 2008 3:58:00 p. m. dijo...

eso ta jevi [ yo no digo bonito mucho jaja ] yo nunca gua puder escribir algo asi jaja pero lo puedo leer gracias jaja

Anónimo dijo...

Siempre es bonito emprender nuevas aventuras, hacer nuevos amig@s y después regresar al hogar.
Me alegro que lo recuerdes con gusto :D

Dark kisses

http://www.zonalibre.org/blog/lua/

cecilita on jueves, septiembre 11, 2008 3:59:00 p. m. dijo...

hye hola... gracias por postear.... quien como tu que sefue de campa, io no tengo tiempo ni para acampar en el patio de casa jajajjaja
pero bueno... que lindo, de seguro despejaste cabezita muuucho y para mas tranquilida
besos bye

 

Letras Sueltas Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos