09 julio 2004

Sola

a las 4:06:00 p. m.
Y no me quedó mas que encerrarme en aquella habitación y hundirme en la música y la oscuridad a derramar lágrimas.

Y es que ya es demasiado tarde... No sirve ya un adiós porque se ha ido. Y no le dije cuánto lo apreciaba.
En unas horas, cargado de maletas y acompañado de un adiós que nunca se pronunció, montará ese avión y su cuerpo se irá lejos. Llevándose con él un trozo de todos nosotros en su corazón.
¿Por qué te vas? ¿Por qué no nos ha dado el destino una de esas sorpresas, en que al final te quedas y todos son felices para siempre? No quiero ser egoíste, pero quiero tenerte aquí.
Quién si no tu, harías nacer en mí una sonrisa cuando yo misma menos me lo espero. Quién si no tu, estaría ahi sentado a mi lado en silencio, porque no quiero escuhar más palabras... que me duelen. Quién si no tu!
Te voy a extrañar! Es lo único que me faltó decirte... Porque te vas y siento que aún no hemos terminado de vivir lo que nos toca.
Espero, sinceramente, que tengas una maravillosa vida, llena de sorpresas! desafíos! y sobretodo amor... Sé que vivirás cada día mejor al anterior. Tan solo te pido que no nos olvides... no nos olvides a nosotros... que no somos de tu misma raza! Pero somos tu gente! Te queremos!!! no nos olvides! Y sobre todo, no te olvides de regresar!
A ti! Wanderley, que siempre vivirás en nuestros corazones.
Julio 8, 2004


Entonces, ustedes que pensé que estarían ahí siempre... Me han traicionado. Se han burlado de mi! Y me han herido.


Y yo solo quiero escapar...

0 Han letreado:

 

Letras Sueltas Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos